FELICIDAD PARA TODOS!

En la fábrica las sensaciones son las de siempre. Ruido de máquinas, gente
gritando. Olor a piel, tintas y cola. Junto a otros detalles que reclaman
atención. a Los azulejos verdes en la escalera, las rozaduras en las
paredes, o los embalajes de cartón… De pronto, el espíritu navideño
irrumpe en lo cotidiano y en la puerta del ascensor de siempre se me antoja un
frondoso bosque, del que destaco un abeto con la cinta de embalar.

December 23rd, 2010 | No Comments
Sin comentarios.

Publica un comentario

Tu email no se ve publicado. Campos obligatorios marcados con *
Los comentarios son moderados. Los que consideramos inapropiados no los publicamos.